La estancia en casa de Rossella es maravillosa. Todo muy cuidado, hasta el último detalle, de enorme calidad y buen gusto. Rossella es la mejor anfitriona posible, excelente conversadora y equilibrio perfecto entre respeto a la intimidad del viajero y el hecho de compartir una casa. Excepcional!

Andres
×